Sadop cargó contra los responsables de la educación privada en la región

Gremiales 03 de abril de 2018 Por Néstor Ventura
Tras denunciar aprietes a los docentes del sector, el delgado de Sadop en San Lorenzo brindó detalles respecto del “negocio” de la educación privada
Gonzáez
Profesor Ricardo Gonzáez

En el marco de la conferencia de prensa ofrecida en el día de hoy por los delegados seccionales de los gremios de Amsafe y Sadop en San Lorenzo, el profesor Ricardo Gonzalez de Sadop, criticó duramente a la patronal responsable de la educación privada en esta ciudad y la región, y manifestó una profunda preocupación por las presiones a que fueron sometidos en el curso de esta mañana algunos afiliados con relación al paro, y que particularmente involucra a los responsables de un colegio privado de San Lorenzo. En tal sentido, González reveló ciertos aspectos de los intereses patronales de la educación privada y subrayó que los trabajadores del sector sufren las consecuencias de una dinámica en la que, en ocasiones, se privilegia el negocio por encima de la misión de educar.

“El 90% de los colegios privados en la zona son subsidiados por el Estado. Por eso estamos sentados en paritarias donde se resuelve el sueldo como piso del docente privado. Algunos plantean que nosotros no tendríamos que integrar la discusión paritaria con los estados provincial y nacional, pero nosotros no nos sentamos con nuestras patronales porque nunca quisieron enfrentar el debate”, dijo González. Explicó que las instituciones educativas privadas se presentan como organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro y que no pagan ganancias, “pero el docente que ingresa al sector privado sí paga ganancias”, destacó. Además, dijo que “el docente que trabaja en el sector ingresa a dedo”.

“La realidad indica que estos señores cuando quieren son patrones y cuando no quieren se esconden detrás del Estado”, agregó González, y para el caso detalló  “que se esconden porque la ley de educación privada dice que la cuota mínima es el 5% del salario del docente que recién se inicia, por lo tanto a estos señores les conviene que a nosotros nos aumenten, porque si al docente le aumentan, ellos aumentan la cuota en el mismo porcentaje. Por lo tanto vamos a ver que a principio de año, cuando tienen que empezar las clases, ninguna patronal de escuela privada aprieta a nadie, al contrario, apoyan al docente para que hagan paro. Es más, en esa misma época en San Lorenzo hacen todos los arreglos de los salones, porque saben que se viene el paro”. El delegado de Sadop puntualizó al respecto que “cuando el padre empieza a presionarlos, entonces ahí es cuando ellos presionan al docente. Ellos dicen, bueno, hay un 18% de aumento, entonces ya tengo un 18% de aumento para la cuota de este año, además, por las dudas te cobran la matrícula también, entonces te cobran dos meses en febrero. Por eso hablo de que la patronal se ubica en el Estado o en la figura de sin fines de lucro de acuerdo a la conveniencia que le ofrece la coyuntura. Saquen la cuenta cuánto sale la cuota en el colegio de su hijo, multiplíquenlo por la cantidad de alumnos y les dará cuánto recaudan por mes, sin pagar ganancias”.

Añadió que “cuando hablamos de este tipo de cosas nuestras patronales se ponen nerviosas. Si a nosotros nos van a insultar porque estamos de paro y nos dicen que tenemos de rehenes a los chicos, yo les digo que acá hay gente que hace mucha plata con la educación financiada por el Estado provincial. Entonces por qué se aprieta a los docentes, por qué se amenaza de poner reemplazante en caso de paro. De ahí surge la pregunta, ¿se pueden dar el lujo de poner reemplazante en caso de paro? ¿Por qué los balances presentados en el Servicio Provincial de Enseñanza Privada no demuestran ganancias, pero resulta que se pueden dar el lujo de poner reemplazantes? Las cosas hay que decirlas: hay empresarios de la educación privada que son subsidiados por el Estado. ¿Es constitucional?, sí, lo es, pero ninguno son carmelitas descalzas, son empresarios y tienen representantes legales”.

Asimismo, González reveló que “ya tuvimos problemas con escuelas de San Lorenzo que se ocultan detrás de figuras religiosas, y está bien, cada uno tiene el derecho de creer en lo que quiera, pero a la hora de las presiones laborales tenemos que ser claros, ningún lobo con piel de cordero”, concluyó.

Te puede interesar