Editorial: Un Martes 13 para la democracia en San Lorenzo

Locales 14 de septiembre de 2016 Por Néstor Ventura
Menos mal que se trató de un dictamen de la Comisión de Gobierno, Interpretación, Acuerdo, Cultura, Derechos Humanos e Igualdad de Oportunidades
Máquina de escribir
- //pixabay.com/es/máquina-de-escribir-autor-mecánica-407695/

Un preocupante perfil antidemocrático puso de manifiesto anoche, martes 13, la mayoría de los concejales de la ciudad de San Lorenzo. El punto Nº 9 del Orden del día de la Sesión Ordinaria del Concejo Municipal de esta ciudad, a partir de un dictamen de la mencionada Comisión, propuso repudiar los dichos sobre un informe publicados en un medio local. Dicho repudio iba dirigido a “El diario de la Región” a cuenta de una nota periodística publicada el 25 de agosto, en la edición Nº31 de dicho periódico, donde se expuso que “un funcionario municipal habría cobrado 1,5 millones en cheques oficiales”.

Si bien el dictamen no prosperó debido a que el mismo fue pasado nuevamente a la Comisión de Gobierno a solicitud del concejal Alejandro Cabral, quien excepcionalmente manifestó que “es una cuestión que hace a la libertad de prensa, por eso yo voy a pedir particularmente que ese dictamen vuelva a la comisión”, las explicaciones y argumentos que oportunamente brindaron otros concejales para impulsar el citado repudio lamentablemente representan una preocupante actitud frente a la prensa, que se resume en una objetable voluntad política de condenar la libertad de expresión. Rasgo de extraño contraste por parte de quienes deberían exhibir una actitud democrática y republicana.

Más allá de que en el texto del dictamen dejaron expresado taxativamente que se referían a “los dichos sobre un informe publicados en un medio local”, tanto el concejal Reinaldo Díaz como el concejal Fernando Dagatti, consultados en la oportunidad, insistieron en quitarle entidad a “El diario de la Región” en términos de que no se trata de un medio de comunicación, y que por lo tanto el repudio no iba dirigido a la prensa. “En realidad no es a un medio, es a una versión”, explicó Díaz”, y más adelante agregó que “lo que se repudia es la forma en que se mal informó, se repudia la intención de una publicación” Más o menos en los mismos términos, Dagatti expresó que “ni siquiera es una versión, es un trascendido, porque no tiene ni siquiera editorial ese folleto, no lo digo con la intención de ningunear la información porque al contrario, le hemos dado entidad, pero tampoco pertenece a un medio periodístico”.

Esto me hace preguntar si soy nesciente de algún concepto extraordinario, porque francamente, no veo la diferencia, en esencia el repudio a una nota periodística, a su intención, a una versión, a un trascendido, o a una publicación en general, siempre recae en el soporte de la misma, un medio de comunicación, y atenta contra la libertad de expresión.

Para el caso es dable tener presente que a los concejales no se le ha otorgado sus bancas para denostar intenciones, versiones, trascendidos, publicaciones periodísticas. Están allí a fin de legislar para el bien común y controlar al DEM. Lo ocurrido requiere una especial atención por parte de todas las instituciones que conforman la vida democrática de nuestra ciudad.

Te puede interesar