“Regreso a las escuelas"

Gremiales 15 de julio de 2020 Por Néstor Ventura
Columna editorial de la secretaría de Educación, CTERA, dada a conocer por Amsafe.
image (25)

En la fase actual de la pandemia se escuchan voces que reclaman e, incluso, apuran el regreso a los espacios físicos de las escuelas para continuar con los procesos de enseñanza y aprendizaje en la presencialidad. Incluso, en el día de ayer se ha aprobado, en el marco del Consejo Federal de Educación, un protocolo sobre este tema.

Sobre eso queremos decir que es importante comprender que el derecho a la educación se garantiza comenzado por cuidar la salud y la vida de los que enseñan y de los que aprenden. En tal sentido, advertimos que hoy resulta de alto riesgo el regreso a las escuelas para el desarrollo de las clases presenciales, debido a que no están dadas las condiciones generales de cuidado, por la varias razones:

Razones epidemiológicas: Estamos transitando por un período de crecimiento de la curva de contagios del COVID-19 y reaparición de nuevos casos que no permite saber exactamente cuándo dicha curva se va a aplanar y/o comenzar a descender. El argumento de volver a las clases presenciales en algunos lugares porque allí no hay “circulación comunitaria” es controversial en tanto exista en el país una zona con altísimo niveles de contagio como el AMBA, ya que se ha constatado en los últimos días que hubo casos de rebrote o aparición de nuevos casos provocado por el contagio de una o más personas que habían viajado a esta zona de alto riesgo sanitario. Sobre este punto cabe mencionar que en la mayoría de los países del mundo que iniciaron el proceso de regreso paulatino a las escuelas, lo hicieron justamente cuando las curvas de contagios comenzaron a descender y, como consecuencia de ello, a tener totalmente controlado el sistema de recuperación sanitaria para la población infectada.

Razones estructurales y edilicias: Al día de hoy no está garantiza una preparación adecuada de todos los establecimientos edilicios a los efectos de tener debidamente controladas las condiciones de higiene, limpieza y desinfección; como así tampoco están previstos ni reorganizados los espacios escolares adecuados para garantizar la aplicación de las medidas de distanciamiento físico en espacios sociales. Esta “preparación” de las escuelas lleva un tiempo importante y una estimación suficiente de recursos financieros para garantizar las condiciones estructurales que impidan mayores contagios. A este punto hay que sumarle la complejidad de las consecuencias de arrastre de las políticas neoliberales que en los últimos cuatro años han ajustado y desfinanciado la educación pública, y desmantelado los programas socioeducativos más importantes.

Razones laborales: La situación de emergencia sanitaria derivada del Covid-19 está poniendo en riesgo a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que, por dedicarse a actividades esenciales, están exceptuados del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. El regreso a los espacios físicos de las escuelas sumaría al sector de las y los educadores a esta situación de riesgo. Por otro lado, también se intensificaría la jornada laboral en tanto que a las actividades “a distancia” ahora se le sumaría el trabajo en la presencialidad. A su vez se necesita ampliar la planta docente para atender esta dualidad de un sistema en tanto se produciría por un tiempo importante la coexistencia de la presencialidad y la virtualidad. 

Razones de género: El trabajo docente es una actividad que registra el mayor porcentaje de mujeres en los respectivos puestos de trabajo. Aproximadamente el 80% de la docencia son mujeres, alcanzando al 95% en algunos de los niveles del sistema como el caso del nivel inicial. En la actual estructura social es principalmente la mujer la que se ve sobredemandada por las diversas problemáticas familiares y sobre quien recaen la mayoría de las obligaciones de distinta índole. El regreso al espacio físico de las escuelas en las actuales condiciones generaría para las mujeres mayores inconvenientes a los ya existentes en una sociedad patriarcal.

Razones Normativas: Tal como lo expresa la LEN 26.206 la educación es un derecho social y como tal el Estado es responsable de garantizar su obligatoriedad en condiciones de igualdad social. Por lo que de ninguna manera puede ser aceptada la condición de “voluntaria” u “optativa”, pues de esa manera se profundizarían las desigualdades ya existentes y se dejaría una base diferenciada para cuando llegue el momento oportuno de retomar los procesos de enseñanza y de aprendizaje en condiciones de “normalidad”.

Razones pedagógicas: Por lo acontecido, se torna necesario definir un tiempo para la formación docente en estas nuevas circunstancias. Una formación que no se reduzca al perfeccionamiento en el uso de las nuevas tecnologías, sino que vaya más allá y ponga en discusión al proceso mismo de construcción curricular, a la reconfiguración de los puestos de trabajo y a los sistemas de evaluación que se correspondan con las condiciones contextuales, entre otras cosas. Es necesario un ejercicio discursivo (teórico/práctico) en el que podamos “conjugar el verbo educar” y definir las políticas educativas necesarias para el contexto actual; es decir, hacer una “pedagogía de la conjugación”, tal como lo venimos sosteniendo.

Por todas estas razones, pensamos que un apresuramiento injustificado e indebido en la toma de decisiones para el regreso a las aulas puede traer graves consecuencias para la población en general, y un rebrote podría traer aún más inconvenientes no sólo administrativos, sino también pedagógicos, más riesgos y problemas sanitarios y sociales.

Cualquier paso que se pretenda dar hacia la apertura de las escuelas tendría que hacerse de manera tal que, el tiempo que supuestamente se quiere adelantar ahora, no se vuelva en contra y sea más tiempo para perder en el futuro. Por ello, es totalmente necesario definir correctamente los protocolos pertinentes para garantizar el regreso a las clases cuando ello sea posible, y refrendar estos acuerdos en el marco de la Paritaria nacional Docente, a los efectos de salvaguardar la salud y la vida tanto de las y los trabajadores de la educación y de los estudiantes, como la de sus familias.

Cuando todo esto esté garantizado, realmente podremos volver a las aulas del futuro.

13 de julio de 2020

Reunión de AMSAFE con autoridades de la provincia
En el día de hoy se realizó un encuentro entre autoridades del Gobierno de la Provincia y AMSAFE.

Estuvieron presentes Sonia Alesso (Sec. General) y Adriana Monteverde (Secretaria General Adjunta) por AMSAFE , la Ministra de Educación Adriana Cantero, el Secretario de Trabajo Juan Manuel Pusineri y la Coordinadora Provincial de Inmunizaciones Soledad Guerrero.

El encuentro tuvo como objetivo impulsar la Campaña Provincial de Vacunación ANTIGRIPAL para Docentes y No Docentes que se desempeñan en Comedores Escolares y Copa de Leche.

La campaña se llevará adelante en todos los vacunatorios del territorio provincial (Hospitales, Centros de Salud y SAMCO) y tendrá lugar desde el 20 de julio al 20 de agosto, de lunes a viernes de 8 a 17 hs.

Los docentes y no docentes tendrán que presentar un formulario elaborado a tal fin que será enviado por correo oficial y que deberá tener la firma en original de la autoridad escolar.

De esta manera se da respuesta a uno de los reclamos que AMSAFE PROVINCIAL venía realizando como prevención para personal que se desempeña en comedor y copa de leche.

AMSAFE SAN LORENZO INFORMA QUE AMBAS SEDES PERMANECERAN CERRADAS HASTA NUEVO AVISO, POR CUALQUIER TEMA COMUNICARSE CON EL 03476 15300679 O AL MAIL rafsanlorenzo@gmail.com

Lic. Prof. Ricardo Alberto Fernández

Delegado seccional AMSAFE San Lorenzo

DOCENTES UNIDOS – AMSAFE SAN LORENZO

Te puede interesar