Día de la lealtad en San Lorenzo

Locales 18 de octubre de 2016 Por Néstor Ventura
Durante el acto se expresaron marcadas definiciones políticas de cara al futuro partidario en la región

Un llamado a la militancia y a la unidad para recuperar la ciudad, la provincia y la Nación se constituyó ayer como la expresión discursiva en común  de los jefes políticos del Justicialismo departamental, que durante la última hora de la tarde llevaron a cabo el acto del Día de la Lealtad en San Lorenzo. Hubo críticas al gobierno local por la falta de sensibilidad social, y entre otras cuestiones, por la nula promoción de obras de envergadura, pero al mismo tiempo no estuvieron ausentes las autocríticas partidarias, en este caso transferidas como principio necesario de recuperar las calles en una función militante que se comprometa con los problemas de la gente.

El acto se llevó a cabo en la sede de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos (SUPeH), Av. San Martín y Salta, de esta ciudad, oportunidad en la que entre otros dirigentes se hicieron presentes el senador Armando Tragferri; el secretario general del partido en el departamento, presidente comunal de San Jerónimo Sud, Marcelo Cisana; el secretario general del PJ en San Lorenzo, Ricardo Caló; el presidente comunal de Luis Palacios, Adrian Biyovich; los concejales de Fray Luis Beltrán, Mariano Cominelli, Daniel Ortiz y Mauro Forcatto; el ex intendente de San Lorenzo Luis Reinaldo Vivas; la ex intendenta de esta ciudad, Mónica de la Quintana; y el concejal sanlorencino Alejandro Cabral., quien fue el primer orador de la jornada.

En la ocasión, Cabral inició sus palabras en términos de que “aquel 17 de octubre de hace setenta y un años, fue el hecho social más importante de los últimos tiempos y manifestó que “estar representando el PJ en el Concejo Municipal de San Lorenzo es todo un desafío. Un desafío por tres banderas que nos identifican a los peronistas: independencia económica, soberanía política y la justicia social, y en lo personal me duele que no haya un gobierno peronista en la Nación , que no haya un gobierno peronista en la provincia de Santa Fe y que no haya un gobierno peronista en la ciudad”. En este sentido, subrayó el reclamo de la gente de San Lorenzo en cuanto a la ausencia de políticas sociales, y que el vecino recordaba que las últimas intervenciones del Estado en cuanto a trabajos en cuestión social se habían hecho durante el gobierno de Mónica de la Quintana. “Fíjense que preocupante resulta la ausencia del Estado cuando hablamos del narcotráfico, por ejemplo”, destacó Cabral, para enseguida enfatizar que “no hay droga si no hay complicidad del Estado, si el Estado es cómplice hay búnkers y hay droga”. Recordó en ese aspecto que en San Lorenzo se instaló Delfín Zacarías, quien “tenía la mayor cocina de droga de Sudamérica, y se venía a vivir a San Lorenzo, iba a vivir en la zona residencial, y a mí me duele esto”, fustigó. Al respecto agregó que hubo un concejo municipal que modificó una norma para que ese narcotraficante se pudiera instalar“, dijo. Asimismo, recordó que el senador Traferri denunciaba en soledad  a Zacarías en el congreso provincial, “y nadie se hacía eco. El narcotráfico excluye, y si de algo se ha destacado el Justicialismo es de incluir. Hoy es un día para ser leales a nuestros principios, pero también para que cada uno desde su lugar, milite y trabaje para que dentro de poco tiempo en la ciudad de San Lorenzo, en la provincia de Santa Fe y en la Nación tengamos gobiernos peronistas. Ese es el desafío” recalcó Cabral.

A su turno Ricardo Caló rescató la militancia de la década del setenta, las figuras de Héctor Castaño y de intendentes peronistas de la ciudad de San Lorenzo, y de cómo se comportaban frente a la comunidad, “gente que con pequeños gestos me fue demostrando que el 17 de octubre es todos los días, cada vez que un pibe se suma a militar, cada vez que un compañero realiza un sacrificio en pos de la militancia, allí cada día se produce un nuevo 17 de octubre”, manifestó. “Vamos por el buen camino, -añadió -estamos haciendo cotidianamente muchos 17 de octubre”. Caló también adhirió al anhelo de que el peronismo vuelva a ser gobierno tanto en la Nación, en la provincia y en la ciudad e instó a recordar palabras de Juan D. Perón: compañeros únanse, sean más hermanos que nunca, porque de la unión de los trabajadores va a surgir la riqueza de la Patria”, concluyó.

El secretario general Departamental Marcelo Cisana señaló la generación espontánea de aquel día de hace setenta y un años, recordó que cada uno se movilizó por sus propios sentimientos y lo graficó citando palabras de Raúl Scalabrini Ortiz: “Era el subsuelo de la patria sublevada”. No obstante, en trámite de autocrítica observó que “hay que darle alguna versión a nuestra propia historia”, y agregó que “no creo que haya sido solamente la mal llamada revolución libertadora la que derroca a Perón, quién lo defendió?”, se preguntó. “Todas esas cabecitas negras, descamisados, como nos llamaban despectivamente, habíamos logrado la movilidad social ascendente, pero ya no nos gustaba comer pan negro, porque cuando fracasó la cosecha de trigo había pan negro para todos, ya no nos gustaba, por eso creo que nos debemos una autocrítica porque la historia se tiende a repetir. En 2015 no perdimos solamente por los que teníamos enfrente, porque la propia clase media que nosotros formamos desde el peronismo luego nos da vuelta la cara, y ese es un error histórico que tenemos los dirigentes del peronismo de todos los tiempos para ver cuál es el mecanismo que tenemos que usar para poder convencer a nuestros compatriotas de que esos derechos adquiridos siempre se deben a un movimiento nacional y popular que tiende a una movilización social ascendente”, recalcó. Por último llamó a concebir la unidad de la dirigencia, y expresó que “Perón le puso a un local partidario Unidad Básica, es allí donde tenemos que empezar nuevamente”.

Por último, el senador Armando Traferri subrayó que “es un día importantísimo para nosotros, porque nos sentirnos orgullosos de ser justicialistas”. Al respecto, remarcó que “cuando uno analiza la historia de cada una de las ciudades, de la provincia y de la Nación, los únicos hechos trascendentes han sido durante los gobiernos justicialistas, y si nos referimos a la ciudad de San Lorenzo, podemos arrancar con un Reynaldo Vivas, un visionario que allá por 1973 impulsó el gas natural, el agua, las cloacas, y que hasta hoy muy poco se ha avanzado”. Sumó a los ejemplos, el último establecimiento educacional “que se hizo en la ciudad durante un gobierno justicialista, de Mónica de la Quintana, “o la última obra de importancia como el intercambiador, y ni que hablar de los dispensarios, centros de salud, arrancando con Vivas, después Hugo Rippa, o mi gestión”, dijo. Fustigó al actual gobierno municipal al decir que “hoy, lamentablemente, este gobierno que no es justicialista, lo único que hace es asfaltar calles, fíjense lo distinto de la concepción. Cerraron los dispensarios barriales, al que inauguramos en febrero se le cayó el techo hace dos meses, recibieron por gestión nuestra más de seis millones de pesos para reparación de los Fonavi, pero no los aplicaron”, apuntó.

En cuanto a la cuestión de organización partidaria, el senador enfatizó que es necesario “entender que la unidad del justicialismo es lo que da la posibilidad de gobernar, cada vez que nosotros permitimos que nos hagan enfrentarnos entre compañeros hemos perdido la posibilidad de gobernar. A mí no me cabe ninguna duda que el último gobierno justicialista, tanto el de Néstor como el de Cristina Kirchner, fue el que más trabajó para lograr la igualdad social, pero creo también que equivocó la forma de transmitirlo y de llevar adelante la construcción colectiva, y eso generó que muchos compañeros y compañeras no encontraran el espacio para trabajar en el Peronismo”, dijo, y sugirió como desafío, “tomar el compromiso de trabajar por la unidad de todos y cada uno de los sectores, entendiendo que es bueno pensar distinto, lo que no es bueno es no darle la posibilidad a ese compañero o compañera que piense distinto para que debata sus ideas y que se quede dentro del partido. Ese es el desafío que tenemos, y me parece que es el mejor legado que le podemos dejar a las generaciones futuras, que también gracias a las políticas de inclusión del gobierno justicialista, empezó a participar, y que sean ellos protagonistas del cambio que necesita la ciudad, la provincia y el país”, concluyó Traferri.

Te puede interesar