La falta de control como sistema de gobierno

Locales 03 de marzo de 2017 Por Néstor Ventura
La decisión del intendente Raimundo al designar a su secretaria de Hacienda como Contadora General del municipio parece insistir en que no se controle a la actual administración
Máquina de escribir
//pixabay.com/es/máquina-de-escribir-autor-mecánica-407695/

La designación de Gisela Villalba como Contadora General del municipio sanlorencino, hecho del que se venía hablando hace ya varios días, y que ha sido confirmado en el curso de esta semana, será materia en lo que viene de ingentes debates en los que nuevamente se pondrá de relevancia la inclinación del intendente Raimundo al descontrol de sus actos de gobierno. Según información brindada por el concejal Alejandro Cabral, la contadora Gisela Villalba, a través del decreto nº 222 del pasado 1 de marzo, dejó de ocupar el cargo de secretaria de Hacienda de la Municipalidad de San Lorenzo para hacerse cargo de la Contaduría General de dicho municipio. Hasta el momento, esta función venía siendo desempeñada desde el año 1980 por el contador Miguel Ángel Mierez, quien dejó el puesto vacante por jubilación. A simple vista de los ciudadanos, el caso no parecería revestir gran importancia en consecuencias para el buen funcionamiento de la administración pública. Sin embargo, el enroque propiciado por Raimundo encendió el alerta en quienes advirtieron que el alcance de la decisión conlleva la posible falta de control. De hecho, la función del Contador General de la municipalidad está ligada a la de controlar la legalidad de los actos administrativos en materia contable y económica, y nunca puede designarse como tal a un personal político vinculado con el gobierno de turno. De ahí que se plantee la objeción de ausencia de imparcialidad en tanto se extienda la permanencia en el cargo de la contadora Villalba. Al respecto, cabe aclarar que lo ocuparía por el término de ciento veinte días, en el curso de los cuales, el Departamento Ejecutivo Municipal deberá llamar a concurso para designar un nuevo Contador General, que debe, de acuerdo a la legislación vigente, pertenecer a planta permanente del municipio. En este sentido, extraoficialmente también se supo que el gremio de los trabajadores municipales, encabezado por Edgardo Quiroga, habría presentado, tanto ante el Departamento Ejecutivo como ante el Concejo Municipal, un reclamo al respecto considerando que existen numerosos contadores en esa municipalidad que, por trayectoria, idoneidad e imparcialidad en su carácter de planta permanente, podrían haber reemplazado a Miérez en tanto se arbitrara dicha convocatoria. “No se puede poner como contador una persona política. Una familia que viene consustanciada con el proyecto político del doctor Raimundo, ponerlo en la contaduría general, por lo menos éticamente y moralmente es tachable”, resumió Cabral en una nota cedida a FM Horizonte.

Te puede interesar