Cava y contaminación

Locales 28 de julio de 2017 Por Néstor Ventura
Barrio Las quintas expresa una versión opuesta al relato oficialista de “ciudad inteligente” en San Lorenzo

Una cava de grandes dimensiones a cielo abierto, donde numerosas empresas de la región vuelcan desechos tóxicos, promueve el reclamo de los vecinos que viven en barrio Las quintas, a unos trescientos metros al oeste de la autopista por Bv Oroño, justo al lado de las instalaciones de la pollería “La Morocha”.

La situación ha desbordado a quienes habitan la zona más allá de los reclamos ante las autoridades del municipio. “Acá vino Raimundo (el intendente de San Lorenzo), Dagatti (concejal oficialista), conocen la situación, pero no han hecho nada, y nosotros y nuestros hijos nos enfermamos de continuo por la contaminación de la cava”, expresaron los vecinos. Al respecto, agregaron que por el lugar pasan camiones durante todo el día hacia la cava, (les pagan 300 pesos por viaje) y descargan desechos de todo calibre tóxico sin que los doctores que nos gobiernan se impliquen en la solución. Y comentaron que la alta probabilidad de la contaminación de las napas subterráneas revela que la situación planteada no sea un problema exclusivo de ese barrio sino de toda la ciudad.

José Oscar Alonso, uno de los vecinos del lugar, señaló que la pretensión de quienes habitan la zona es que la empresa Solamb no arroje más residuos en la cava. “Arrancó supuestamente con un acuerdo municipal por el que, según lo dicho por el señor Leonardo Pagani, responsable de la empresa, iban a rellenar esta cava con tierra”, dijo. Y agregó que el presunto convenio solo duró una semana, “porque enseguida empezaron a tirar desechos químicos, contaminado con hexano, propano, y otros, de distintas cerealeras de la zona, hasta llegan desechos de IDM”, dijo Alonso. “Tenemos problemas de irritación de piel, respiratorios, los chicos sufren broncoespasmo, cólicos, hemos tenido a mis hijas con náuseas y vómitos, y la doctora que las atiende me dijo que si vivimos en un foco infeccioso no puede hacer milagros”. Asimismo subrayó que los reclamos por la situación comenzaron hace un año, “hemos hecho las denuncias correspondientes, hemos presentado informes en Salud y Medio Ambiente de la municipalidad, pero nunca hubo respuestas de nada. Es más, el señor Leonardo Pagani llegó a decirme que él se juntaba con Dagatti y mucha gente pesada a comer asado todos los viernes, como diciendo que lo dejara de molestar”, concluyó Alonso.

Te puede interesar